El Hospital Virgen de las Nieves acoge una exposición para sensibilizar sobre la inclusión de personas con discapacidad a través del arte

Escrito por Raquel DURAN el 22 may. 2018
El Hospital Universitario Virgen de las Nieves ha acogido una exposición artística que recoge una gran variedad de obras, en una colección titulada `Las Etapas de la Vida´ en la que se presentan los diferentes cambios que ejerce la superación personal en el estilo artístico de la autora con síndrome de Asperger, Ana López Jiménez, graduada en Bellas Artes de la Universidad de Granada y en estos momentos está terminando un máster de producción e investigación en arte.
El Hospital Virgen de las Nieves acoge una exposición para sensibilizar sobre la inclusión de personas con discapacidad a través del arte

La delegada de Gobierno, Sandra García ha visitado esta exposición, junto con el delegado de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Higinio Almagro, y la directora gerente del hospital granadino, Pilar Espejo, que se inaugura hoy y estará abierta al público hasta el próximo 2 de julio en horario de 8.00 a 15.00 horas en el salón de actos de este centro sanitario.

En ella se muestran obras de diferentes temáticas y técnicas como acuarelas, dibujos, cuadros y esculturas inspiradas en el surrealismo, figurativismo y estilos abstractos, inspiradas en la naturaleza, el paso del tiempo y los sentimientos de la autora. Es una recopilación variada que expone obras de distintos años y temas para expresar el concepto de superación y evolución personal a través del arte.

 

El síndrome de Asperger

 

El síndrome de Asperger es un trastorno del desarrollo que conlleva una alteración neurobiológica determinada en el procesamiento de la información. Las personas afectadas tienen un aspecto e inteligencia normal o incluso superior a la media. Presentan un estilo cognitivo particular y frecuentemente, habilidades especiales en áreas restringidas. 

 

El síndrome de Asperger se manifiesta de diferente forma en cada individuo pero todos tienen en común las dificultades para la interacción social, especialmente con personas de su misma edad, alteraciones de los patrones de comunicación no-verbal e intereses restringidos, principalmente. El mismo, puede afectar de entre 3 a 7 personas por cada 1.000 y está incluido como parte del TEA (Trastorno de Espectro Autista).